Volando voy, volando vengo

Marcha por los Derechos Humanos en Camboya

Bueno, ya estoy de vuelta en Bangkok.

Ayer por la manana y por la tarde estuve con Pepe recorriendo los ultimos templos importantes de Angkor que aun no habiamos visto, nos centramos sobre todo en los templos del Grupo Rolous.

Ayer fue un dia especialmente caluroso y humedo y la sudada fue buena. Como curiosidad, nos encontramos con una marcha de camboyanos por los derechos humanos, que venian pateando desde Phnom Penn.

Cuando ibamos de vuelta para el hotel, Pepe me comento que si me apetecia cenar en su casa por que me queria presentar a su familia. Y tras la ducha para alla que me fui.

Me presento a su madre, a su mujer, a sus cinco hijos, a un sobrino que vive con ellos y a sus cinco perros (un par de ellos muy graciosos).

Cenamos Chun (el conductor), Pepe y yo. Para la cena (de comida khmer) habia comprado una botella de vino argentino que no estaba mal. Ademas por Asia el vino es muy caro. Ellos dos echaron cuatro o cinco cubitos de hielo al vino, pero yo preferi tomarlo ‘a pelo’.

Charlando con Pepe me habia comentado que uno de los mayores problemas para perfeccionar su castellano en Camboya es la total ausencia de libros en castellano, asi que le pregunte que de que tema queria un libro, para enviarselo de regalo desde Espana.

Al principio me dijo, educadamente, que de lo que quisiera, que seguro que el libro que eligiera le gustaba. Le dije que no, que seguramente haya temas que a el le sorprendan y sobre los que quiera leer y tras insistir me pidio que a ver si le podia mandar un libro sobre enfermeria.

Resulta que el, antes de ser guia, era enfermero en el hospital de una ONG y aprendio bastante sobre enfermeria. Pero la ONG era americana y le ensenaron en ingles, y se encuentra con que no conoce ningun termino medico en castellano y cuando a algun turista espanol le pasa algo el no puede explicarse o entender los terminos medicos del turista.

Vamos, que le prometi que le enviaba ese libro. Aparte me entrego un regalo para agradecerme que hubiera contado con el para mi viaje. Ya le dije que gracias a el habia entendido mucho mas sobre Camboya y los camboyanos.

Cuando ibamos para el aeropuerto les iba a dar una propina tanto al chofer como a Pepe pero Pepe me dijo que no, que lo del libro le hacia mucha ilusion y que si le entregaba unos dolares le parecia excesivo.

Insisti por si era una cuestion de educacion y al final me dijo que si queria darle unos dolares al chofer, ok, pero que el ya estaba pagado y le parecia un abuso recibir la propina. Preferi no insistir para no ponerle en una situacion incomoda. Un tio muy entranable y educado. Muy muy recomendable.

Me contaba que en sus ratos libres ensena gratuitamente ingles en una pagoda a los ninos pobres, por que cree que es un camino para que los ninos salgan de la pobreza y tengan un futuro mejor.

Bueno, total, que voy a facturar y me dicen en el mostrador de Bangkok Airways, que el avion saldra con retraso, pero que me dan un un ticket canjeable por una comida y una bebida en la cafeteria del aeropuerto. Lo canjee (recene) y luego el retraso fue de solo veinte minutos. Ni tan mal.

Luego tuve que hacer los papeles de inmigracion para salir de Camboya y pagar el impuesto de salida (25 dolares, a los que le aplican su IVA).

Me llevo muy buen sabor de boca de Camboya. Si lees en las guias te dicen que es un pais muy chungo y peligroso.

Mi experiencia y la de otros viajeros con los que he hablado e incluso la de espanoles que viven aqui, es que es un pais precioso, lleno de gente muy agradable y con una capacidad de superacion alucinante, que estan sacando el pais adelante a huevo (y con mas merito todavia, partiendo de su pasado reciente).

Por ejemplo mi guia aprendio espanol, en solo tres meses, con un espanol con el que trabajaba en una ONG. A los tres meses el espanol volvio a Espana dejandole un diccionario espanol-ingles.

Pepe fue aprendiendose cada dia palabra a palabra del diccionario, hasta que tuvo una base para medio entender TVE Internacional y asi fue avanzando.

Ayer estuve tambien con un tuk-tukero, que hablaba (muy pobremente, pero se le entendia) espanol, le pregunte como habia aprendido y me dijo que el solo, a traves de un libro en los ratos libres entre clientes, pero que lo hablaba muy mal por que no podia practicar. Que hablaba mucho mejor ingles y frances.

Cualquier nino de siete, ocho, nueve anos, intenta venderte libros en un perfecto ingles. Pero no es que se hayan aprendido unas palabras, es que puedes mantener una conversacion con ellos y la mayoria habla mejor que tu (que has tenido ingles toda la vida en el colegio).

Los camboyanos me han parecido superinteligentes, o por lo menos con unas ganas de aprender alucinantes. Seguramente el hambre agudice el ingenio, pero este pais con esta materia prima tiene que ir hacia arriba.

Me han contado o he visto muchas historias de superacion personal. Por ejemplo hay un camarero (creo que se llama Chun) en el restaurante espanol de Phnom Penh cuya vida valdria para escribir un libro (como la de la mayoria de los camboyanos).

El trabajaba en las montanas de basura. Cito un texto del blog El y ella on the trail, que explican bien de que va esto:

A las afueras de la capital, a unos 12 kilómetros, se encuentra otra colina. La de los vertederos de basura, conocida como “garbagge mountain”.

Los que no encuentran trabajo vienen aquí a ganarse un sustento, recogiendo desechos reciclables entre las inmundicias.

Niños y adultos se hacinan sobre los montones de basura en busca de objetos de plástico y aluminio. Por cada kilo recogido, el municipio les pagará 500 rieles (0.12$).

Hacen falta diez kilos para recuperar la inversión inicial, ya que cada montón de basura cuesta 5000 rieles.

Unas diez personas, familiares o amigos, juntan su dinero para comprar la basura.

El vertedero no es lo suficientemente grande para absorber a todos los desempleados de Phnom Penh, de ahí que sea necesario imponer un sistema de territorialidad que limite el número de recogedores de basura.

A los menos afortunados, sólo les queda la mendicidad.

Chun era de los mas rapidos recogiendo plasticos, latas, …, hasta que una ONG le dio un curso para ser camarero. Luego tuvo la suerte de que le contratara el restaurante espanol (es de los que mejor paga y respeta los horarios y las condiciones laborales) y el tio no para.

Tan pronto ves a Chun detras de la barra secando vasos a toda velocidad, como esta barriendo por enesima vez el restaurante, vuelve dentro a poner cafes, …, sin parar. De hecho, cuando acaba su jornada laboral el sigue trabajando por que dice que en un restaurante ‘siempre hay cosas que hacer’ y le tienen que decir que por favor vaya a ver a sus mujer y a sus hijos.

Ademas esta encantado de que Tamara les de clases de espanol (voluntarias y gratuitas) tras la jornada laboral, por que piensa (como la mayoria de los camareros que no se pierden una clase, muchos ni en su dia de libranza) por que ven que hablando ingles y espanol se les abre un futuro laboral mas fructifero.

Otro de los camareros, antes de serlo era boxeador de Muay Thai (boxeo tailandes, o en este caso, khmer) y se partia literalmente la cara por entre 50 y 100 dolares en caso de ganar.

Nos contaba que tras un combate estaba entre uno y dos dias sin dormir a causa de los dolores. Hoy esta encantado de dedicarse a un trabajo mas seguro y tranquilo y si le pides ‘una canita’, te la pone y te responde sonriendo que ‘muchas gracias’ (lo que sabe que le reporta propinas).

Bueno, vuelvo al dia de ayer.

En el avion volabamos solo siete pasajeros (tres chicos y una chica de Illinois, dos japoneses y yo), parecia un jet privado. Habia tanta tripulacion como pasajeros. Fue bastante movido, por que atravesamos bastantes turbulencias, pero sin problema.

Tras aterrizar en Bangkok tuve que volver a hacer los papeles de inmigracion para entrar en Tailandia. Puff, que rollo.

Luego pille un taxi hasta Kaoshan Road, pasadas las once de la noche me puse a buscar una ghesthouse y la encontre rapido.

Baje a dar un paseillo para echar un cigarro y estirar las piernas. En diez minutos cuatro chicas, un travesti y un chaval con mas pluma que un pavo real intentaron llevarme al catre previo pago (cada uno por separado).

Les explique educadamente a cada uno, que no era un tema que me molara, pero aunque me gustara, estaba agotado y no tenia cuerpo para hacer el ‘salto del tigre’ (y menos en un pais con la tasa de SIDA que hay por aqui).

Y de ahi a la cama, solito, que es como mejor se descansa.

Hoy estare todo el dia en Bangkok, y esta noche, a las 23.45 (17.45 hora espanola) cogere un vuelo para Bilbao, via Paris.

Manana, a las 9.20 de la manana aterrizare por ahi.

He subido mas fotos a la carpeta de Angkor.

Anuncios

14 pensamientos en “Volando voy, volando vengo

  1. no podia acabar mejor el relato tu viaje, es muy bonito lo que cuentas sobre esta gente, que bueno haber vivido estas experiencias y haberlas compartido con todos, por eso gracias y hasta pronto.

  2. Buenas,

    Me alegro de que os guste el blog.

    Lo que pasa es que aqui es muy facil contar cosas como estas por que cada dia te pasan mil anecdotas.

    Muchas quedan en el tintero, pero intento escribir las que mas me llaman la atencion para tenerlas escritas y recordarlas en un futuro leyendo el blog.

    De hecho cada dia me sorprenden menos cosas. Supongo que cuando llegue a Espana nos va a sorprender sobre todo nuestra forma de conducir, voy a cruzar entre el trafico esperando que todos me esquiven, …

    Una vez en Espana, ya mas tranquilo, no se si hare un resumencillo, pero por lo menos subire mas fotos.

    He ido subiendo unas poquitas, pero tengo un monton (mas de 4GB) y subire unas cuantas mas.

  3. Melo!!! que pronto se termina lo bueno, eh?

    Ha sido un placer conocerte y haberte podido ayudar en lo que buenamente hemos podido.

    Tenemos pendiente una cenita (con partida de mus) en Burgos, no lo dudes, si somos capaces de hacer 15000 km desde Madrid para venir a currar aqui imaginate hacer 200 para cenar contigo.

    Bueno y a todos los que habeis leido este blog ya sabeis si venis por aqui buscarnos y haber si jugamos esa partida de mus que no pudinos jugar con Melo

  4. Pasote la traca final del relato. La mayoría de los lectores de este blog desconocen que en el día de la salida llorabas en el aeropuerto de Loiu porque no podías acudir a la mani de Madrid. En tu ausencia ha habido otra mani en Madrid que también te has perdido. No te preocupes: mañana hay otra en Pamplona, y a ésta seguro que llegas (bueno, en realidad hay dos; vaya lío)El txakoli ya está ya enfriándose.

  5. Buenas Pacharan,

    Ya estoy de vuelta.

    Realmente fue una gozada conoceros y, con vuestra ayuda, entender mas y ver otro punto de vista sobre Phnom Penh.

    Ah Iñaki, y la ensalada de queso de cabra del Pacharan esta de muerte.

    Prometida la partida de mus en Burgos. En Burgos no tenemos combates de Muay Khmer, pero podremos disfrutar de una buena morcilla y un mejor cordero.

    De verdad, Iñaki y Tamara, muchas gracias por todo. Ah, y saludad al staff del restaurante de mi parte, son muy buena gente.

  6. Hola, Melo! Soy “ella” de el y ella on the trail… que gracia me ha hecho ver mi texto en tu blog, no estoy acostumbrada a que me cite nadie. El mundo es muy pequeno, verdad? Quien sabe si nuestros caminos se cruzaran por Asia? Nosostros estamos ahora en Vietnam, nuestro siguiente pais sera Laos. Tenemos cita con el Pimai en Luan Prabang, del 12 al 15 de abril. Te apuntas? Que disfrutes mucho de tu viaje!!!

  7. Hola Isabel,

    Me ha gustado mucho vuestro blog y como cité un texto vuestro, me pareció justo citar la fuente.

    Jo, yo he llegado hoy a España y no puedo coincidir con vosotros en Asia.

    De todos modos seguiré vuestro blog.

    Buen viaje.

  8. Hola Melo,

    Soy Francisco (y no Felipe), que nos encontramos en el barco anclado, junto a Iñaqui y Tamara.
    Yo estoy ahora en Chile y me da gusto saber que disfrutaste en Camboya. Un abrazo amigo.

  9. Buenas Francisco,

    Jo, soy un desastre. Ya sabía que tu nombre empezaba por F pero me equivoqué 

    Me alegro de que llegaras bien a Chile (para ti ahora comienzan tus vacaciones).

    Si, disfruté un montón en Camboya. Es un país que merece mucho la pena.

    A ver si volvemos a coincidir.

    Un abrazo.

  10. Pingback: Jetlag volando hacia Asia « .melo en Laos

  11. Podrias facilitarme el correo de Pepe? vamos a camboya en agosto y creo que es mejor andar con un guia experimentado.estaria muy agradecida si me lo facilitaras pues tendria el problema de transporte y guia solucionado

Los comentarios están cerrados.