Disfrutando en Phnom Penh

Terraza del Pacharan

Jo, cuando llegue a Phnom Penh me impresiono. Puedes mascar la pobreza que hay en las calles.

Ves muchos niños en la calle, sucios, a menudo descalzos que te intentan vender libros.

Ves madres (o incluso crias de nueve o diez años) con niños pequeños en brazos que te piden una limosna para “ñam ñam” (en khmer ñanm ñam significa literalmente comer).

Ves mutilados (Camboya es el pais con mas minas antipersona activas en el mundo) que te piden por las esquinas. Ciegos cantando para pedir limosna, …

Seguramente sea el pais mas pobre en el que he estado.

Ayer me dedique a recorrer la ciudad y, aunque cuando llevas tiempo por Asia vas perdiendo la capacidad de sorpresa, vi un monton de cosillas curiosas.

Luego estuve cenando en el Pacharan y conoci a Tamara, la manager y a Iñaki, el jefe de cocina, una pareja madrileña supersimpatica.

Con ellos estaba una chica de Girona (jo, no recuerdo su nombre) tambien muy maja, que trabaja aqui en un sindicato textil de mujeres.

Estuvimos tomando unas cañitas y me contaron un monton de cosas de su experiencia en Camboya.

Para empezar, en Phnom Penn hay una poblacion de dieciseis españoles (bueno, conmigo diecisiete :) que suelen quedar en el Pacharan para charlar.

Este restaurante (que es barato) es el sitio de moda en Phnom Penn y aqui acude de vez en cuando desde el primer ministro, la princesa, ministros, el embajador de España en Tailandia,peces gordos, …

Por ejemplo ayer,a mi lado estaba cenando el responsable de la ONU en Camboya, junto con un monton de guardaespaldas de los abogados de la ONU que estan preparando la posibilidad de que se juzguen los sucesos de la era Pol Pot (pese a las trabas que parece que esta poniendo el gobierno).

Sobre la seguridad de Phnom Penh, que era una de las cosas que me preocupaba, me contaban que es tan seguro o mas que Madrid o Barcelona.

Que si tienes un poco de cabeza, no te metes de noche por sitios oscuros, …, puedes pasear sin problema (y la verdad es que asi me esta pareciendo).

La chica de Girona me contaba que su trabajo es proteger los intereses de las trabajadoras del mundo textil aqui. Por lo que contaba, la legislacion laboral en Camboya protege bastante a los trabajadores, es bastante avanzada, …, pero los empresarios no la aplican.

Las trabajadoras trabajan mas horas de las que debieran, no las permiten levantarse durante la jornada laboral para ir al baño, cobran sueldos miserables, estan sujetas a todo tipo de abusos, …, y si se quejan pierden el trabajo lo que las aboca sin otra opcion al mundo de la prostitucion.

De hecho, a veces asesoran a prostitutas (ex trabajadoras textiles) que se encuentran con palizas de clientes, violaciones frecuentes por parte de policias, …

Me contaba tambien que cada mes tres o cuatro enlaces sindicales camboyanas aparecen en una cuneta con un tiro y no pasa nada, la corrupcion llega hasta tal punto que bastan unos dolares para bloquear cualquier investigacion.

Ella en principio esta segura por ser extranjera, y mientras no meta el morro en temas de trafico de armas o de droga, no corre mucho riesgo.

Me contaban tambien el fraude que hay con muchas ONG.

Hay ONG que tienen los mejores palacios de Phnom Penh, comen en los mejores restaurantes, llevan un ritmo de vida de desenfreno, tienen coches de lujo (por ejemplo me contaban que en Siem Reap hay una ONG que tiene un Hammer).

En fin, hace falta ser miserable. Puedes ver mas en el segundo comentario de este post de joseontheroad.

Me contaban tambien que Camboya es un estado sin estado.

Por ejemplo me advirtieron de que si veia un accidente de trafico nunca llamara a una ambulancia. Son muy caras y le cobrarian a la familia del accidentado 70$, un dinero que no tienen.

O que si veia una pelea entre camboyanos (aunque estuvieran pegando a una chica) jamas se me ocurriera meterme, porque aqui rapido tiran de pistola y saldria trasquilado.

Pero que si iba a lo mio no me iban a dar el menor problema.

Me contaban que el camboyano es mucho mas espabilado, abierto y con mas ganas de aprender que el vietnamita o tailandes.

De hecho aqui practicamente todo elmundo habla un mas que aceptable ingles y eso te permite hablar con la gente y ver que opinion tienen sobre diferentes temas.

Les pregunte por algun bar chulillo para ir y me dijeron que si esperaba a que cerraran (cierran a las 23.00) nos ibamos todos juntos a tomar un cacharro.

Y asi fue, fuimos a un bar chulisimo que esta en un barco amarrado en el rio, Iñaki, Tamara, Felipe (un guardaespaldas de un abogado de la ONU que es chileno), la chica catalana y un consultor de restauracion de Londres que esta aqui por motivos de trabajo.

Fue una noche muy agradable y enriquecedora.

La verdad es que es un placer hablar castellano de vez en cuando.

Me esta gustando Phnom Penh.

Anuncios