Chinatown en Bangkok

El censo de Chinatown de 1862 documentaba: 254 fumaderos de opio, 154 casas de empeño, 69 establecimientos de juego y 26 burdeles.

Las tiendas de empeño, junto con los millares de establecimientos en los que se vende oro, todavía abundan en Chinatown, pero los otros tres negocios han ido desapareciendo.

Los burdeles continúan existiendo, pero bajo la eufemística denominación de ‘salones de te’ (rohng chaa); los traficantes de heroína han reemplazado a los fumadores de opio, y las timbas ilegales de cartas tienen lugar en las habitaciones de los pisos superiores de ciertos restaurantes.

Siempre repleto de gente y caótico, no es un barrio chungo como los barrios chinos de algunas ciudades españolas, sino el territorio tradicional (y casi ‘nacional’) de los residentes y turistas chinos y de los comerciantes chinos, nepalíes e indios.

Es llamado Yaowarat, el nombre de su calle principal (la otra es Charoen Krung), una confusa y abigarrada mezcla de comercios, sobre todo joyas y tejidos, tanto chinos como hindúes. En las callejuelas escondidas hay centenares de tenderetes donde tienen de todo, con un batiburrillo de objetos, ropas y cosas usadas.

Este barrio se creó en 1782 por la población china emigrada para construir la nueva capital tailandesa.

Por la noche hay una atmósfera chula con luces, fluorescentes, humo y mucha gente, …, es un estilo al barrio de Cholon en Ho Chi Min City. Una atmósfera genial que recuerda a Tintín y el loto azul.

La energía del barrio es a la vez agotadora y estimulante. Cuenta con muchas zonas peatonales (aunque en el resto el tráfico es un caos) y está conectada con los barrios de Khao San Road y Silom por el river express (una especie de autobuses fluviales) aunque hace falta coger el autobús para llegar a la plaza Siam y a Sukhumvit.

Últimamente los mochileros occidentales pueden moverse por el barrio sin llamar mucho la atención. Es curioso y te evitas las hordas de turistas anglosajones que pueblan Khao San Road.

Anuncios

2 pensamientos en “Chinatown en Bangkok

  1. Pingback: Planning provisional del viaje a Laos (y a Tailandia) « .melo en Laos

  2. Pingback: El olor de la papaya verde « .melo en Laos

Los comentarios están cerrados.