Khmer Rouge – Phnom Penh

Una de las etapas más ‘desagradables’ del viaje (y una de las que más me apetecen) es la visita al S-21, el Museo Tuol Sleng, y y al Choeung Ek (Killing Fields) en Phnom Penh.

Tuol Sleng fue una antigua escuela secundaria, utilizada por los jemeres rojos (khmer rouge) de Pol Pot para encarcelar y asesinar a miles de detenidos.

Los Killing Fields, los Campos de la Muerte de Choeung Ek fue uno de los cientos campos de exterminio que los jemeres rojos instalaron por toda Camboya.

Su proximidad a la capital (está 14 kilómetros al sur) y las más de 20.000 personas que fueron ejecutadas en él, lo convierte en el máximo exponente del horror del régimen genocida de Pol Pot.

Ambos lugares se mantienen como museo del recuerdo, del mismo modo que ocurre en Auschwitz.

Os hago un breve resumen de la historia reciente de Camboya para que entendais el porqué de todo ésto, …

En 1960 Sihanuk (el padre del actual monarca) es coronado rey a la muerte de su padre; la zona está en tensión y como Camboya siempre ha tenido relaciones tempestuosas con sus vecinos, decide romper relaciones diplomáticas con Tailandia y con Vietnam del Sur (aliado de Estados Unidos).

Y consciente de que está solo en medio de un avispero establece una campaña de colaboración con China y Vietnam del Norte, firmando un acuerdo con Hanoi por el que permite a las tropas del Vietcong establecer bases en territorio camboyano en su guerra contra Vietnam del Sur (que está apoyado por los Estados Unidos).

A partir de 1969 las tropas americanas comenzaron a bombardear toda la franja oriental de Camboya para eliminar las bases norvietnamitas y a sus colaboradores camboyanos.

La tensión aumenta en el país, por un lado la guerrilla de extrema izquierda ataca al gobierno por tibio, mientras que las clases más acomodadas están en contra del gobierno por su alineación con las posturas china y norvietnamita.

Y en marzo de 1970 el general Lon Nol (al parecer apoyado por la CIA) da un golpe de estado y comienza a eliminar, con el apoyo de tropas de los Estados Unidos, las bases vietnamitas en suelo camboyano. Mientras tanto Sihanuk, desde el exilio anima a sus antiguos enemigos de la guerrilla comunista (a los que denomina khemeres rouge) a hacer frente al gobierno golpista.

La corrupción y el grave empobrecimiento del campesinado hace que éstos comiencen a apoyar a los jemeres rojos, que además comienzan a estar apoyados por China. En 1972 Pol Pot, un camboyano educado en París ya lidera la guerrilla. Mientras tanto el ejercito americano lanza cientos de miles de toneladas de bombas sobre territorio camboyano, causando miles de muertos.

Pero el 13 de abril de 1975 las tropas de Pol Pot (el ejército americano abandonará Saigón cuatro días despues y ya no podía apoyar al gobierno de Lon Nol) entran en Phomn Penn recibido entre vítores por una población agotada y hambrienta tras cinco años de guerra civil.

Pero 48 horas despues, los casi dos millones de habitantes de la ciudad abandonan la ciudad a punta de metralleta. Comienza el año cero de Kampuchea. El régimen de los jemeres rojos se dispone a reestructurar el país para convertirlo en una utópica comunidad agraria comunista.

Pol Pot y sus “jemeres rojos”, una mezcla de fanatismo maoísta, ignorancia, crueldad agraria juvenil y “socialismo budista”, habían forjado su programa tras pasar siete años en el bosque y cinco en guerra civil, mientras los B-52 estadounidenses devastaban una sociedad rural tradicional, matando a varios centenares de miles de campesinos.

Pusieron en marcha programas de ejecución masiva, muchos de ellos en el S-21, en los Killing Fields y en otros cientos de campos de exterminio repartidos por todo el país, de la gente que sobraba para su sociedad: desde profesores, maestros, técnicos, especialistas, médicos, …, hasta quien llevara gafas o hablara francés.

Abolió la moneda, separó familias, cerró los hospitales para volver a la medicina tradicional del país: raíces, plantas, … E impuso a la población jornadas estajanovistas de más de 15 horas en el campo en las que cualquier signo de desobediencia era resuelto con la ejecución.

Muchos aldeanos locales, especialmente los adolescentes que fueron la carne de cañón del ejército de Pol Pot, eran, como decía Mao, “pobres hojas en blanco” sobre las que era muy fácil escribir los preceptos de la nueva cruzada en pos de la transformación radical.

Este sinsentido acabó el 25 de diciembre de 1978 cuando el ejercito norvietnamita (comunista) invadió Camboya a causa de unos problemas fronterizos cuando Camboya pretendía recuperar el delta del Mekong vietnamita. El 7 de enero invadieron la capital.

La guerrilla de los jemeres rojos seguía fuerte en el norte y Vietnam destacó cien mil soldados en Camboya y comenzó a luchar contra los jemeres que contaban con el apoyo tradicional de China y el nuevo apoyo de Estados Unidos que, tras perder la guerra del Vietnam, no quería que en Camboya se estableciera un gobierno apoyado por su reciente enemigo, además de países como Tailandia, Malasia y Singapur, tradicionales aliados de los Estados Unidos.

En 1985 los curtidos soldados vietnamitas destruyeron todos los asentamientos de los jemeres rojos en Camboya, que se refugiaron tras la frontera tailandesa desde donde continuaron hostigando con tácticas guerrilleras al gobierno de Phnom Penn (secuestro de jefes locales, asesinatos de maestros, incendios de arrozales, voladura de puentes, ejecuciones de campesinos o la colocación de miles de minas terrestres).

En septiembre de 1989, tras la caída del Muro de Berlín y con la guerrilla fuera de Camboya, las tropas vietnamitas vuelven a su país y los jemeres rojos invaden nuevamente el país haciéndose dueños de toda la región noroccidental.

La ONU mandó cascos azules y evitó que comenzara una nueva guerra civil.

Tras diversas rupturas del alto el fuego, elecciones, ataques, luchas contra la guerrilla que se ve arrinconada en sus bases en Tailandia y la muerte en abril de 1998 de Pol Pot (que había sido depuesto y detenido por sus propios compañeros por “mal revolucionario”) en 1999, hace tan solo ocho años, aparece una situación bastante normalizada y el cese de la violencia en un país devastado.

Esta es la historia reciente de un país al que, los juegos de la guerra fría entre superpotencias y el experimento genocida de un iluminado, destrozaron el presente y gran parte del futuro. Durante los solo tres años que estuvo Pol Pot en el poder eliminó a un tercio de la población camboyana.

Hoy Camboya sigue pagando el precio de su historia: es el país con más minas terrestres del mundo, lo que limita su desarrollo agrícola y genera miles de mutilados al año; y debe formar a los cuadros técnicos que desaparecieron durante el genocidio.

En mi viaje visitaré el Museo Tuol Sleng y el Choeung Ek (Killing Fields). Supongo que la experiencia será más desagradable que cuando visité el museo de la guerra de Saigón donde también hay algunas salas heavys (por ejemplo las dedicadas al ‘agente naranja’), pero no sería justo recorrer el país sin estas visitas y seguro que me hacen pensar y entender mejor el país y la historia reciente.

Bueno, tras este trago me iré a disfrutar a Angkor lo que me permitirá ver otra vertiente del país, la de los tiempos de gloria, cuando eran la potencia artística, cultural, militar y económica de esta parte del mundo.

Si te interesa este tema puedes leer el reciente libro de de François Bizot El portal. Prisionero de los jemeres rojos y ver Los gritos del silencio [The Killing Fields].

Anuncios

2 pensamientos en “Khmer Rouge – Phnom Penh

  1. Pingback: AFSUR » Sudeste asiático, un destino para ser fotografiado.

  2. Pingback: Ya en Camboya « Tailandia & Camboya

Los comentarios están cerrados.