Cadena de atentados en Bangkok y en Chiang Mai

Cadena de atentados en Bangkok

Al menos ocho bombas han explotado hoy en Bangkok causando la muerte de tres personas y heridas a otras 38 en medio de las celebraciones por la llegada del año nuevo.

Las bombas, de escasa potencia, han explotado a lo largo del día en sitios muy concurridos de la capital tailandesa. Una de ellas estaba escondida debajo de los asientos de una parada de autobús próxima a un centro comercial.

Han resultado heridas 31 personas, dos de gravedad, ha informado la policía tailandesa. En el último ataque, al menos ocho ciudadanos europeos han resultado heridos.

Sin embargo, las celebraciones de Año Nuevo continuaban en algunas zonas de Bangkok, incluido el famoso barrio rojo Patpong, donde cientos de turistas extranjeros salieron a divertirse.

Las autoridades aseguran que la situación está controlada, pero piden precaución a la ciudadanía en las celebraciones de Año Nuevo y que informen inmediatamente a la policía en caso de que encuentren objetos sospechosos.

[Actualizado]

Los artefactos explosivos hicieron temblar lugares públicos de la capital tailandesa en dos oleadas, una la tarde del domingo y la otra después de las doce campanas que dieron entrada a 2007. Las tres víctimas mortales corresponden a los atentados vespertinos y todas ellas son tailandesas, no ocurre así con los 38 heridos de Bangkok, entre los que figuran al menos seis extranjeros (británicos, serbios y húngaros).

Seis explosiones sucedieron con poco tiempo de diferencia sobre las 18.00 hora local (11.00 GMT) del domingo en Victory Monument, junto al templo chino en Klong Toey, dos puestos de policía en Sikhumvit y Nonthaburi, junto al centro comercial de Seacon Square y en el supermercado Tesco. El hospital King Mongkut ha confirmado un muerto, el centro Chulalongkorn tiene otro fallecido, además de heridos graves, y el Rajvithi Hospital un tercer cadáver.

La segunda oleada comenzó con una bomba en el restaurante Best Seafood que, entre otras personas, hirió a dos británicos. Según algunos testigos, uno de ellos ha perdido una pierna. Los otros extranjeros heridos pertenecen a la explosión en Central World Plaza, en el centro de Bangkok y el lugar donde iba a tener lugar una de las celebraciones organizadas por la Nochevieja, pero que fue cancelada con la primera oleada de atentados.

Un testigo ha declarado a EFE que un artefacto estalló a las 12.00 de la noche y el otro a las 12.05, y ha explicado que metían a los heridos en taxis para trasladarlos urgentemente al ambulatorio. Además, entre las 00.05 y la 01.00, la policía ha desactivado un artefacto explosivo en Khao San Road, una zona del centro de Tailandia junto al Gran Palacio repleta de pequeños hoteles para turistas, y otro en Lumpini Night Bazaar, un mercado nocturno frecuentado por tailandeses y extranjeros.

Una última explosión ha tenido lugar esta mañana en una mezquita de Chiang Mai, a unos 600 kilómetros al norte de Bangkok, y ha causado cuatro heridos, todos ellos de nacionalidad tailandesa. Los culpables usaron explosivos del tipo C-4 y detonadores digitales y granadas, según la investigación preliminar.

Los habitantes de Bangkok deben permanecer en sus casas

“Basado en la información del Gobierno y de los servicios de inteligencia, ha sido el trabajo de personas que perdieron el poder, pero no puedo decir con claridad qué grupo es el autor”, ha indicado el primer ministro interino tailandés, el general Surayud Chulanont, a la salida de una reunión de urgencia celebrada esta mañana en Bangkok.

“Querían conseguir un impacto político y que los tailandeses sintieran inestabilidad política”, ha añadido Chulanont, quien ha considerado “muy improbable” la hipótesis que acusa al movimiento separatista musulmán que opera en el sur del país.

Bangkok, una población de doce millones de habitantes, no había sido nunca antes objeto de un atentado, a pesar de las amenazas vertidas por la rebelión islámica cuya violencia en las provincias de Narathiwat, Yala y Pattani se ha cobrado más de 1.900 muertos desde que reapareció, en enero del 2004.

El gobernador de Bangkok, Apirak Kosayodhin, ha recomendado a los habitantes de la capital permanecer en sus casas. Las embajadas de Australia, Canadá, Nueva Zelanda y el Reino Unidos han emitido advertencias a sus ciudadanos para que eviten las calles de Bangkok.

[Vía El País]

[Actualizado]

Parece que la situación por Tailandia está muy tranquila. La gente que está por allí dice que la sensación de seguridad es total.

El Ministerio de Interior ha instalado cámaras de seguridad en las calles más importantes y en los hotspots turísticos y han empiezado comenzado a sustituir las papeleras de los parques, mercados, áreas turisticas por otras trasparentes.

Por lo que parece los responsables de lo ocurrido en diciembre es gente cercana al gobierno anterior (militares, policías y algunos civiles) y hace unos días detuvieron a varias personas relacionadas con estos incidentes.

Anuncios