Volar con líquidos

A partir del lunes, quien viaje en avión tendrá que prestar especial atención a su equipaje de mano, especialmente si quiere llevar consigo en el vuelo alguna bebida, jarabe, un perfume o el mismo gel de ducha.

Las nuevas medidas de la Unión Europea para hacer frente a los explosivos líquidos se van a traducir en restricciones en la cantidad y transporte de productos de consistencia líquida y son de aplicación en todos los vuelos cualquiera que sea su destino.

Sólo están exentos de esos controles los líquidos adquiridos en zonas autorizadas de los aeropuertos o en una aeronave de compañías de la UE.

Este lunes entrará en vigor la nueva normativa de la Unión Europea sobre seguridad aérea, que incluye restricciones en el equipaje de mano en lo que respecta al traslado de líquidos u otros productos de similar consistencia con el objeto de detectar explosivos líquidos.

Así, uno de los requisitos que especialmente deben tener en cuenta los viajeros que deseen llevar consigo este tipo de sustancias es que no se permitirá viajar con envases que superen los 100 mililitros.

Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA), la entidad que gestiona las terminales aéreas del Estado español, precisa al respecto que sólo se permitirán pequeñas cantidades de líquidos, que además tienen que ir envasados en pequeños frascos con una capacidad individual máxima de 100 mililitros.

Además, cada pasajero deberá de empaquetar esos frascos en una bolsa transparente de plástico con autocierre de no más de un litro de capacidad máxima, de aproximadamente 20 por 20 centímetros. El objetivo, según precisan, es facilitar la inspección de esos productos en los controles de seguridad.

Pero, ¿cuáles son los productos que están sujetos a ese control? AENA aporta una relación de sustancias, que van desde cualquier bebida, sopas, jarabes o perfumes, hasta geles, lociones, mezclas de líquidos y sólidos, pastas de dientes y pasta en general o gominas. Las espumas de afeitar, aerosoles y contenedores presurizados también entran en el mismo paquete de sustancias de riesgo.

Una vez en el aeropuerto, las autoridades también establecen cómo han de presentarse los líquidos en las ventanillas de control. Así, los pasajeros deberán presentar la bolsa con líquidos separada del equipaje de mano y colocarla en la bandeja para su examen por parte del personal de seguridad.

Una vez pasado el control de seguridad, los viajeros podrán transportar sin ningún límite en el equipaje de mano líquidos o cremas que adquieran en las áreas comerciales de los aeropuertos, una vez pasados los controles de seguridad, o a bordo de aeronaves de aerolíneas europeas. AENA especifica al respecto que cuando se trate de un vuelo directo entre aeropuertos de la UE no será necesaria una bolsa especial, pero sí un envoltorio sellado cuando se trate de un vuelo con conexión en otro aeropuerto de la UE o de ida y vuelta en el mismo día. En este último caso, el vendedor deberá introducir los productos en bolsas selladas con el comprobante de compra en el interior.Además, no deberán abrirse hasta que el viaje haya concluido

También la ropa de abrigo y chaquetas deberán depositarse en el mismo lugar, ya que las prendas serán asimismo inspecionadas. Las mismas indicaciones afectan a los ordenadores portátiles y a «cualquier otro dispositivo electrónico de dimensiones similares», que deberán ser sacados de las correspondientes fundas para que sean inspeccionados por la máquina de rayos X.

Las medidas apuntadas sólo afectan al equipaje de mano, por lo que AENAsubraya que están exentos de estos controles las sustancias que viajen en las maletas.

Otra de las excepciones, en este caso también para el equipaje de mano, se ha previsto para medicamentos y comida para bebés, que deban ser utilizados durante el viaje. Deberán presentarse igualmente por separado en los controles de seguridad, pero no dentro de bolsas transparentes. AENA recomienda que los medicamentos líquidos se acompañen de la correspondiente receta.

No están previstas medidas especiales para hacer frente a las primeras jornadas de entrada en vigor de las nuevas normas, aunque la entidad recomienda contactar con compañías aéreas o agentes de viaje para aclarar dudas con antelación al viaje. Aclaró asimismo que los líquidos que no se admitan en el equipaje de mano podrán ser facturados o depositados en contenedores dispuestos en los controles.

Más medidas para mayo, que cambiarán la forma de viajar

Las aerolíneas ya han empezado a informar a sus pasajeros sobre las nuevas medidas a aplicar en los equipajes de mano, que sin duda cambiarán la forma de viajar en Europa y que afectará sobre todo a los turistas que no suelan facturar su equipaje, sobre todo en viajes de fin de semana.

Iberia, Air Europa, Ryanair, Vueling, easyJet, British Airways o Air France son algunas de las compañías aéreas que comunican a través de su página web este nuevo reglamento.

Además, el nuevo Reglamento de la UE establece otras medidas complementarias, que entrarán en vigor el 6 de mayo de 2007 y que afectan a las dimensiones de las bolsas de mano, que no deberán exceder de 56x45x25 centímetros.

Anuncios