Angkor

La mayor atracción turística de Camboya se focaliza en los reconocidos templos de Angkor. Se trata de un conjunto de unas cien pagodas, construidas entre los siglos IX y XIII para glorificar una sucesión de reyes jemeres.

Conocida como la “Ciudad Perdida”, Angkor Wat, en Camboya, es considerada el complejo religioso más grande del planeta y es uno de los monumentos candidatos a forma parte de las Siete Nuevas Maravillas del Mundo

Representan los vestigios sagrados de lo que llegó a ser en su momento un gran centro administrativo y religioso. La mayor parte de la urbe fue abandonada en el siglo XV, y los templos fueron engullidos gradualmente por el bosque.

A finales del siglo XIX, el enclave se convirtió en fuente de interés para los eruditos tras la publicación de la obra Voyage à Siam et dans le Cambodge, del naturalista francés Henri Mouhot.

En la actualidad siguen efectuándose grandes esfuerzos para eliminar la vegetación que amenazaba con destruir completamente los edificios, junto con las tareas de restauración.

Entre los magníficos templos destacan el Vat Angkor, el Bayon y el TaProhm. A tan sólo unos kilómetros de las pagodas, se halla Siem Reap, una población donde el viajero puede alojarse y comer algo.

El conjunto arquitectónico, cuyo edificación en piedra tardó treinta años, data del siglo XII, siendo por ello contemporáneo de Notre Dame de París. Fue construido en el reinado de Suryavaman, durante el imperio Khemer (siglos IX-XIV) y se distingue por su grandiosidad y compleja ornamentación.

En medio de la jungla y la neblina, de Angkor sobresalen sus cinco torres (la mayor de 70 metros de alto) que representan sendos picos del monte sagrado de Meru, el centro del universo hindú. De hecho, tres de esas torres constituyen el escudo nacional de Camboya, el cual no sólo aparece en la bandera y las insignias oficiales, sino inclusive en las botellas de cerveza y los paquetes de cigarrillos hechos en el país.

Rodeado de un muro que simboliza los límites de ese mundo y con un foso de agua que representa el océano, el gran templo se alza sobre una base a la cual se llega por una calzada de unos 250 metros de largo. De ahí se sube, por una empinada escalera, a la terraza más elevada de la estructura, donde se encuentra el santuario central en el cual se adoraba la efigie de Vishnú.

Según cálculos, en la edificación de Angkor se utilizó tanta piedra como la requerida para la construcción de la pirámide de Kefrén, en Egipto. Pero, más allá de la majestuosidad del conjunto, llama la atención los exquisitos decorados hechos en bajorrelieve, que representan escenas eróticas y de la mitología hindú, con sus ninfas, sus flores de loto, sus deidades con un tercer ojo y sus sugerentes poses sexuales.

Anuncios

2 pensamientos en “Angkor

  1. Hola, soy de Costa Rica, he visitado Tailandia varias veces y la frontera con Camen, en Tailandia se siente una magia cada ves que entras a un templo. Se que hay mucha piedra y es increíble como calzan todo sin utilizar pega alguna.Es igual Camen? existe la misma magia?

Los comentarios están cerrados.